25.7.07

Julio: Más Danza Oriental y Tiburones!!

No os fiéis de esos grandes nombres que están rodeados de dinerito, hombres con chaqueta y corbata (porque siempre son hombres) y que prometen, y ofrecen (según ellos) siempre lo mejor (pero para ellos). Esas grandes empresas que os contratan, que os explotan... fiáros más de las personas sencillas, con corazón, con amor a lo que hacen y constantes en su trabajo, porque ellos no os estafarán con mentiras para conseguir el mayor provecho y exprimir la última gota de vuestra sangre.
A veces imagino como es la vida de una bailarina que vende su maravilloso trabajo, que ofrece arte y grandes danzas.., ¿que ocurre cúando topa con un tiburón?, una empresa con un bonito nombre que le roba el dinero. ¿Y si resulta que intentan aprovecharse de su trabajo y que no tiene la suerte de tener abogados y dinero de antemano para defenderse?. Los artistas son los grandes desfavorecidos a veces porque les nubla la ilusión.
Compañeras sacad las uñas.
Hace un par de días yo me tope con uno, quería que abandonara el pedir legalmente un cobro de una empresa foránea cuya franquicia él era director en Granada. Me amenazó con palabras bonitas, cuando en mi razón el juez lo aniquilaría. Cariño..., pensé... dime que estáis asustados..., que hasta aquí me has traido para que no ponga esta demanda ya anunciada..., cariñito de chaqueta y corbata, no me amenaces con nada a mí, que el Juez sólo entiende de justicia. ¿A veces las bailarinas damos una impresión de tontas?, ¿creen que nunca hemos tocado un libro?, ¿creerán que no sabemos lo que es Hacienda y un abogado?, o peor aún... ¿SERÁ PORQUE SOY RUBIA?. En fín..., escuché palabras bonitas para que un tiburón no sea devorado por la ley..., porque un Juez es Justo.
Chicas os pido que cuando os intenten no pagar una agencia de espectáculos, una empresa..., denunciéis..., la razón siempre estará con vosotras.
Por lo pronto más horitas de danza para el cuerpo..., Vaya mes de Julio: clases y más clases...! El más movidito del año!.
Me encantaría saber vuestra opinion...
Buen veranito a todas. (En el próximo capítulo más)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya con las personas! k fuerte Helena. La verdad esk tipos como esos se creen dioses, y k todo el mundo gira a su alrededor y se creen k sin ellos no somos nadie.
Me da tanta rabia, el señor "F", por no mencionar nombres, ya sabes k comtrataba personal, mayoria mujeres y luego no les pagaba, pero finalmente su empresa quebró! dado k esas mujeres juntas se revelaron y denunciarón. Ahora trabaja solo, pero esk casi nadie de los k le rodean opina bien de el. Lo peor k a mí me veía una enana, una niña de papa, quizá lo sea pero como tu dices he aprendido a sacar las uñas, y jamás se reiran de mí. Cuando dies k eres bailarina, lo ven como algo exótico y nada más , no se piensan k tenemos más conocer k ese. En fin como dices, saquemos las uñas!! me ha gustado el término, muchas veces tenemos k ser cucas. Que vean k no somos tontas!

besos! suerte.

Sharki

Helena Rull dijo...

Uy! No me acordaba del señor "F", ya sabes que lo conozco también..., menudas prendas hay por ahí sueltas...

Nia dijo...

El estereotipo de que los artistas no saben ser negociantes es tan antiguo como el arte mismo, hasta el punto de que cuando un artista tiene mente empresarial o se dice que lo que hace no es arte, o directamente cae mal. Mucho ánimo y tú, a por tus derechos.

Laire dijo...

¡vaya razón tienes! Hay que tener los ojos bien abiertos y no fiarse de casi nadie.

Yo tambien me he topado con esta clase de tiburones aunque afortunadamente siempre han terminado haciendo las cosas medio en condiciones.

Y no solo con el tema de las actuaciones a través de las agencias de animación, hay que tener muchisimo cuidado con los dueños/administradores de las academias de baile que pretenden contratarte para que impartas clases. A veces, estos "empresarios" por llamarlos de alguna forma, lo unico que intentan es sacarte la sangre.

Yo le diria a las chicas que estan leyendo tu reflexion y nuestros comentarios que se HAGAN VALER y no prostituyan esta maravillosa danza a los antojos de tantos tiburones.