7.8.11

Danza Oriental en ... mi corazón

La agonía de descansar...

Llueve, el frío está enfriando mi alma un poco más de lo que en años estaba acostumbrada.
Fuera de mi Garnata, recluida entre las sombras de las nubes, siento el vacío que a veces deja la Danza Oriental, siempre digo, que este baile que tanto nos llena a veces se enfada caprichosamente y te pone trampas en la vida.
Es un vacio en el pecho que te ahoga en la garganta para querer expresarlo en un llanto. Seamos sentatos, Helena, piensa y no pienses... Cuando dejas de bailar, en mi caso, tan solo llevo días, aparece un extraño síndrome de abstinencia que se manifiesta con una tristeza profunda.  Que traición!, tanto te he dado y a veces me respondes de manera caprichosa y enfadada.

Debo de olvidarte y desconectar de tí..., horas y horas he pasado contigo, he etudiado tus orígenes, tu historia, tus intérpretes más famosas, tu idioma, tus elementos, me he sumergido en tu cultura árabe hasta sentirme árabe!, pero mi danza está enfadada y no me habla.

Después de muchos años, he descubierto que el secreto de las bailarinas más famosas no es sólo la técnica, sino la manera que tienen de transmitir esta danza, he visto muchas bailarinas que no entienden porque no alcanzan el éxito con un cuerpo de bailariana y una técnica estudiada, quizá, no se hayan preguntado que, al fin al cabo, lo que llega al corazón es transmitir, y la herramienta para transmitir es el cuerpo, pero por muy perfecto que sea y muy preparado que esté, sino tienes nada que trasmitir... ¿para qué te ensfuerzas?...   Lo veo claro, muchas chicas, se ven resentidas al no ver reconocido su técnica y su trabajo, pero realmente no nos damos cuenta que el origen de la danza es la esencia. ¿Para qué aprender caligrafía si tenemos faltas de ortografía?.

Veo como la Danza oriental se enfada, quizá hay algo que no he escuchado o he pasado por alto algo como las bailarinas con buena técnica e ignorancia al mundo oriental. Quizá este descanso no le parezca bien y por eso me ahoga el pecho...

...

No hay comentarios: