18.7.06

Yo no entiendo de guerra, pero quieren matar a mi familia.



Que nos maten ya comienza a ser lo de menos, porque vivir con el terror en el cuerpo puede ser un auténtico infierno.

Millones de octavillas caían del cielo, avisaban a todos, entre ellos a mi familia, que escaparan hacia el norte del país, que allí estarían a salvo de sus bombardeos injustificados. Que nos fuéramos de las zonas en peligro, así huyeron algunos y murieron 15 niños de un ataque por parte de unos hombres que mi papá dice que son judíos. Porque esos hombres matan a los niños, yo acabo de llegar al mundo, mi familia es Libanesa, llevo el Dabkeh y el knafe en la sangre, y soy una niña como ellos. Supongo que tendremos que pagar nosotros, nuestras madres y nuestros abuelos..., de una política de seis picos que se encuentra inmune ante el mundo.

Huyeron mi familia hacia el norte, decían que allí iban a estar a salvo, pero la televisión dice que han bombardeado por allí lejos. ¿Es que quieren reunirlos a todos para matarlos de un bombazo?.

Me ha dicho mi papá que mi tía ya no vendrá a vernos estas vacaciones, dice que las tiendas están cerradas y que le daría vergüenza no traerme regalos... Que tonta! yo sólo quiero conocerla!!.

Solo le pido a Dios, y Dios sólo hay uno en todas las religiones, y es el mismo en todas, que nos acoja en un lugar lleno de paz que no exista vivir con el terror en el cuerpo. Desde lejos de mi país miro a mi gente y les pido paciencia, que no contesten con la misma moneda, porque nosotros no somos asesinos.

Fdo.: Sarita

No hay comentarios: