22.8.08

Enamorada


British Museum, El Museo Británico

Enamorarse es fácil, muy fácil. Sólo tienes que encontrar esa persona ideal en la que todo te parece maravilloso, logicamente la quimica interviene, y sucede que pierdes el apetito, y unas extrañas mariposas vuelan en tu estómago. Normalmente no te enamoras una vez en la vida, te enamoras varias veces.
Eso me pasa a mí con determinadas ciudades, me enamoro de Beyrut, no acabo de amar a Paris, pero me gusta Sevilla..., y pasaría mi vida con Amman.


Este verano me he vuelto a enamorar, ya conocía Londres de unos cuantos viajes efímeros y encantadores. Decidí conocer más esta ciudad, y por supuesto seguir con mis estudios allí.


Siempre existe un momento y un lugar que siempre evocamos..., pues yo lo encontré en Londres..., allí estaba yo y el British Museum, unos de los más importantes del mundo, en él se encuentran grandes antiguedades de egipto, pude ver atavíos de mujeres egipcias de la época faraónica, y presenciar frescos tan famosos como esta ilustración en el que se muestran dos bailarinas a pocos cm. de mi nariz.
Maravilloso.

Detalle de un fresco procedente de una tumba de Tebas, Egipto.

Crystal Skull, la calavera de cristal.

1 comentario:

Anónimo dijo...

QUe chulo helenita! todos los museos de Londres valen la pena, por una cosa o por otra. Y este es elmejor en el tema de egipto. Tengo ganas de escaparme para Londres que no lo he visto, este verano toca Barcelona que dicen que es preciosa.

Muchos besos y que el verano siga su curso.

SHARKI